?‍ #Triatlón Para Martín Kremenchuzky, el deporte fue su tabla de salvación y terapia. Producto de una enfermedad genética (Síndrome de Usher) es ciego e hipoacúsico. Comenzó a correr para sentirse vital y con el atletismo vino luego la práctica de otras disciplinas.


A pesar de los obstáculos que le puso la vida, Martín pasó de ser maratonista a corredor de aventura, integrante de la Selección Nacional de Remo Adaptado y finalmente triatleta. Además Martín fue el primer no vidente en completar la prueba de Florianópolis de la disciplina Ironman.

En el marco de la “Expo Industrial, Comercial y de Innovación Tecnologica” que se desarrolló la última semana en Comodoro Rivadavia, Martín Kremenchuzky brindó una charla sobre su historia de vida y luego accedió amablemente a una entrevista con Patagonia Deportes.

Desde las instalaciones del predio ferial, con una historia de vida muy importante Martín comenzó comentando: “es un placer enorme estar acá y poder dar una charla para contar mi historia y poner mi granito de arena para que todos puedan tener una mejor calidad de vida”.

Martín contó los detalles de su disminución física y cómo logro superar las dificultades: “tengo una enfermedad genética, uso audífonos, no veía de noche, no tenía campo visual hasta que hace unos años me quedé completamente ciego. Pensé que no había nada por hacer, estaba muy deprimido pensando que nunca más iba a poder ser feliz. En el deporte encontré mi gran terapia, primero remando, después me convertí en maratonista, después en triatleta y tengo el orgullo de ser el único argentino no vidente en la historia en ser un Ironman y por último viajo por todo el país brindando charlas de motivación”.

Sobre la manera en que desarrolla las actividades deportivas detalló: “los ciegos para todas las competencias necesitamos un guía, ese guía nos acompaña en todo momento, solos no vamos a ninguna parte. Ese guía tiene que tener como mínimo la misma aptitud física que nosotros. Hubo veces que hubo que disminuir la velocidad para poder ir con mi guía, muchas veces yo ya sabía que tenía que ir más lento. El deporte para mi es una terapia, no pienso en superar mis marcas sino en disfrutarlo”.

“Conozco muchas personas que empezaron a hacer cosas gracias a mí, y otros con discapacidades como yo que también se sumaron para su propio bien. Quejándonos no ganamos nada, nos amargamos nosotros y amargamos a los que nos quieren, poniéndole onda con una buena actitud es contagioso y logramos que las cosas salgan mejor de lo que pensamos” concluyó Martín.

El Dr. Daniel López Rosetti fue otro de los referentes que brindó charlas en la Expo de Comodoro Rivadavia.

? Leé más sobre: ?‍ Triatlón.

Comments

comentar